- Los comentarios están activados para que podáis dejar vuestras opiniones, siempre que respeten las ajenas y no hagan uso de vocabulario inadecuado. Si estás condiciones no se respetan, los comentarios serán eliminados.
- No permito el uso de links en los comentarios, es una norma generalizada debido a los problemas que me han causado algunos en el pasado

miércoles, 21 de diciembre de 2016

MORDISCOS PELIGROSOS

FECHA DE ESTRENO
15 de Noviembre de 1985
TITULO ORIGINAL
Once Bitten
DIRECTOR
Howard Storm
PRODUCTORES
Frank Hildebrand, Dimitri Villard, Robert Wald
GUION
Dimitri Villard, David Hines, Jeffrey Hause, Jonathan Roberts
REPARTO
Lauren Hutton (Condesa), Jim Carrey (Mark Kendall), Karen Kopins (Robin Pierce), Cleavon Little (Sebastian), Thomas Ballatore (Jamie), Skip Lackey (Russ), Jeb Stuart Adams (Vampiro piloto), Joseph Brutsman (Vampiro confederado), Stuart Charno (Vampiro mozo), Robin Klein (Vampiresa hippy), Glen Mauro (Vampiro gemelo), Gary Mayuro (Vampiro gemelo), Richard Schaal (Señor Kendall), Peggy Pope (Señora Kendall), Anna Mathias (Daphne), Kate Zentall (Tanya), Laura Urstein (Darlene)
CINEMATOGRAFÍA
Adam Greenberg
BANDA SONORA
John Du Prez
DISTRIBUIDA POR:
The Samuel Goldwyn Company
DURACIÓN
94 minutos

CONDESA: “¿Te importaría mucho si hoy no salgo de casa? Estoy agotada. Tengo más de trescientos noventa años.”
SEBASTIAN: “Cuatrocientos, Condesa.”
CONDESA: “¿Qué más da? Soy tan vieja que ni siquiera recuerdo de que signo soy.”
SEBASTIAN: “Os sentiréis más segura cuando hayáis conseguido la segunda transfusión de Mark.”
CONDESA: “Antes la vida era más sencilla. Lo único que tenía que hacer para estar en forma era salir al campo y cazar uno o dos pastores.”
SEBASTIAN: “¿Recordáis la cara de terror de los campesinos cuando os abalanzabais sobre ellos?”

CONDESA: “Te enseñaré encantos que ni siquiera has imaginado en tus más calientes sueños de adolescente.”
ROBIN: “Mark no la quiere a usted porque usted es el mal y el diablo. Me quiere a mi porque soy buena, dulce y pura. ¡Así que jódase!”
CONDESA: “¡A por el chico virgen!

CURIOSIDADES
A la hora de elegir quien debía interpretar Mark Kendall y a la Condesa hubo varias opciones a tener en cuenta. El guionista Jeffrey Hause inició una campaña para que Michael J. Fox interpretara al personaje de Mark, pero el productor ejecutivo Samuel Goldwyn Jr estaba convencido de que Fox no sería capaz de defender un papel protagonista. Irónicamente, Michael J. Fox saltaría a la fama el mismo año de estreno de “Mordiscos Peligrosos” por la película “Regreso al Futuro”. De esta forma, esta película se convirtió en la séptima de un joven Jim Carrey, y la primera en la que obtuvo un papel protagonista. El papel de la Condesa fue escrito para Cassandra Peterson, quien era mejor conocida por su papel de Elvira, ejerciendo de anfitriona de una serie de películas de terror que presentaba. Morgan Fairchild también rechazó el papel de la Condesa, y se llegó a considerar abordar a Kathleen Turner, aunque nunca se llevó a cabo. De esta forma el papel terminó por recaer en Lauren Hutton. 
Karen Kopins recibió el papel de Robin Pierce, novia del personaje de Carrey. Durante las emisiones de prueba a un público selecto, el personaje de Robin se hizo con gran popularidad gracias a la interpretación de Kopins. Debido a esto, se decidió modificar el poster de la película, que solo incluía a Carrey y Hutton, incluyendo también la imagen de la joven actriz. El nombre de Robin surgió de una chica con la que el guionista Jeffrey Hause había salido; y el nombre de Mark fue un tributo al sobrino del guionista David Hines, que había fallecido víctima de la leucemia. Durante la escena en la que los vampiros persiguen a los protagonistas, Robin tenía que golpear a uno de ellos. El golpe salió de forma excesivamente realista, y la joven actriz llegó a arrancarle un diente falso de cuajo al propinar el golpe.
“La Madonna”, un cuadro del siglo XIX pintado por el expresionista noruego Edvard Munch, sirvió de modelo para el cuadro de la Condesa que se puede ver en la película. 
La idea inicial era mostrar el aspecto sórdido del estilo de vida de Hollywood en la película, con un diseño de producción inspirado en el arte de Munch. Sin embargo, el director Howard Storm decidió poner énfasis en las luces de neón características de la década de 1980. Siendo una película de Halloween, es curioso que terminara por estrenarse un mes después de dicha celebración, lo cual bien pudo ser un error estratégico. Para cuando la película fue distribuida en video, el guionista Jeffrey Hause había gastado todas sus ganancias iniciales, y se había visto obligado a aceptar un trabajo como dependiente de un videoclub. Una anécdota de Hause fue que escuchó a un cliente indicar que quien hubiera escrito “Mordiscos Peligrosos” no merecía trabajar en Hollywood. Enfurecido, Hause le replicó que su deseo se había hecho realidad. En la edición revisada de 1989 de “El Celuloide Oculto”, el autor Vito Russo arremetió contra David Hines por incluir el personaje de Sebastian. Esto se debía a que el personaje, un chofer y mayordomo, seguía los estereotipos gais que según él se debían evitar. 
También criticó la escena de la ducha en el instituto, en la que los estudiantes huyen despavoridos al creer que Jamie y Russ son gais. Irónicamente, la escena estaba basada en una experiencia personal de Jeffrey Hause, y el mayordomo gay fue creado por Jonathan Roberts, contratado por el director para revisar el guion de Hause y Hines antes de que fuera finalmente aprobado.
La banda de música conocida como “3 Speed” se encargó de interpretar la canción principal del film, también titulada “Once Bitten”. Billy Steinberg y Tom Kelly ayudaron a componer la canción que se hizo bastante popular. Los miembros de la banda aparecían en varias escenas de la película pero todas ellas fueron eliminadas del montaje final de la misma.
La traducción verdadera del título sería “Una vez te Muerden”. La película fue retitulada en diferentes países. En Francia fue “La Seducción Tiene Dientes”, en Brasil “Se Busca Chico Virgen”, en Argentina “Yo Amo a un Vampiro”, en Hungría “Solo un Mordisco”, en Italia “Si te Muerdo Serás Mío”, y en Polonia “La Princesa del Beso”. 
La película contó con un presupuesto de diez millones de dólares, y recaudó cuatro el primer fin de semana. A pesar del buen comienzo, solo terminó por recaudar lo invertido por lo que fue un fracaso en taquilla.

NOTA PERSONAL
Voy a comenzar siendo muy sincero… esta película es bastante mala. Sin embargo, debo reconocer que ésta es una de esas ocasiones en las que me he encontrado con una película mala que me ha encantado. El motivo principal es que la película es un absurdo de tales dimensiones, que se convierte en desternillante. La trama o resolución de la misma es lo de menos, es la sucesiva serie de divertidas escenas lo que la hace genial para mi humilde punto de vista. La película infla los estereotipos más característicos de la década de 1980, pero los exagera todos por igual sin hacer discriminación alguna. También debo admitir que Jim Carrey sorprende bastante, sobre todo porque todavía no era muy excéntrico en sus interpretaciones, algo remarcable considerando que la película es una comedia. 
También debo destacar la escena de baile, en la que tanto Carrey como Kopins me sorprendieron mucho. Nunca he entendido esas ofensas que algunos sienten por el uso personajes clichés, como bien puede ser mayordomo gay Sebastian que me parece muy divertido. No veo nada en el personaje que pueda ofender, y menos todavía tratándose de una de esas extrañas visualizaciones que se podían observar en la mencionada década.
Por su puesto, más allá de los vampiros, la trama cubre el eterno problema del adolescente que no ha sido capaz de perder su virginidad. Los personajes de Russ y Jamie, que bien podrían ser definidos como clichés heterosexuales, son hilarantes y cuentan con algunas escenas memorables, particularmente la de la ducha. Lauren Hutton es una gran vampiresa, derrochando sensualidad en todo momento y combinándola con momentos divertidos. El sinsentido de la trama, como vampiresas que muerden muslos, necesitan vírgenes, es igualmente divertido y arranca carcajadas con facilidad.
Me encantó la idea de lo difícil que tiene que ser una vampiresa en la década de 1980, debido a la escasez de vírgenes. Sería incluso peor en la época actual. Karen Kopins es probablemente quien más destaca, probablemente porque inicialmente parece el único personaje “normal” en medio de tantos personajes excéntricos. Pero al final resulta evidente que no es una cuestión de interpretaciones, sino de defender de forma aceptable un guion lleno de giros divertidos. A día de hoy sigo defendiendo esas películas tan malas en términos técnicos, pero que siguen entreteniendo y divirtiéndonos como el primer día que las vimos.

HISTORIA (esta sección contiene detalles de la trama y el argumento)
La vampiresa conocida solamente como la Condesa ya tiene cuatrocientos años, y es atendida por su fiel sirviente Sebastian. La Condesa debe beber la sangre virgen de un hombre joven tres veces antes de la víspera de todos los santos, para mantener su inmortalidad, belleza y juventud. 
Sin embargo, no es tan fácil encontrar sangre de un hombre virgen en la década de 1980, mucho menos en una ciudad como Los Ángeles. Sus jóvenes vampiros y vampiresas regresan a la mansión de la Condesa para comunicar que no han tenido éxito a la hora de encontrar un hombre virgen. La Condesa llega a amenazar sus sirvientes con perder su protección si no logran encontrar un joven virgen pronto.
Mientras tanto, Mark Kendall es un estudiante de instituto que sale con una joven llamada Robin Pierce, y trabaja repartiendo helados en su furgoneta. Mark lleva tiempo intentando tener relaciones sexuales con Robin, pero la joven siempre termina por echarse atrás. Frustrado al seguir siendo virgen, Mark pide consejo a sus buenos amigos Jamie y Russ. Sus dos amigos le animan a visitar algún bar de Hollywood, para intentar perder su virginidad con lo que Mark podrá reasumir su relación con Robin sin presión alguna. Los jóvenes vampiros de la Condesa pronto se percatan de su presencia en Hollywood y siguen a los tres amigos hasta un bar de citas por teléfono. 
La Condesa es informada de la presencia de los tres jóvenes y acude al bar de citas, donde llama a la mesa donde se encuentra Mark para solicitarle que tome una copa con ella. Mark se muestra torpe y nervioso ante la Condesa, a quien lo único que le interesa es la virginidad de Mark. Jamie y Russ se meten en problemas con un marido celoso que saca un revolver en el bar, y en la confusión la Condesa se lleva a Mark del local. La Condesa lleva a Mark a su mansión, donde no tarda en seducirle mordiéndole en el muslo. Tras esto, Mark se queda dormido en el sofá. Cuando el joven despierta no recuerda nada, y la Condesa le explica que han mantenido relaciones sexuales despidiéndose de él e indicando que una parte de Mark ahora le pertenece.
A la mañana siente, Mark acude al instituto y ya comienza a mostrar signos extraños al comer carne cruda. Al hablar con Jamie y Russ sobre la noche anterior, insiste en que no recuerda los detalles y Robin escucha la conversación. Enfurecida, Robin le devuelve el anillo que le había regalado y le abandona. De vuelta en casa, el padre de Mark le encuentra echando una siesta dentro de un baúl.
Mark también comienza a tener extraños sueños en los que se muestra inusualmente seguro de sí mismo y está acompañado por la Condesa, que muestra colmillos y sangre en los labios. Al día siguiente, Mark se disculpa con Robin mostrando un nuevo peinado y llevando gafas de sol debido a que el sol comienza a molestarle. Sin embargo, la pareja consigue reconciliarse. En su mansión, la Condesa comienza a preocuparse y le pide a Sebastian que le traiga a Mark para su segundo mordisco.
Mientras Jamie Russ fracasan estrepitosamente al intentar ligar en una lavandería, Mark visita a Robin en la tierra de ropa donde trabaja. Al entrar en el probador Mark se encuentra con la Condesa dentro, que vuelve a morderle en el muslo. Robin encuentra a Mark desmayado y la Condesa se marcha tras lograr su segunda transfusión. Al día siguiente, Mark se muestra más irascible. Soporta la luz del sol cada vez menos, y se bebé de un trago la sangre de carne cruda que su madre ha vertido en un vaso. Cuando dos niños acuden a comprarle un par de helados, Mark reacciona amenazante y comienza a asustarse. 
Por la noche vuelve a tener un sueño en el que se ve convertido en vampiro y ataca a Robin siguiendo las órdenes de la Condesa.
Llegada la noche del baile de Halloween en el instituto, Mark acompaña a Robin. Ambos están bailando cuando la Condesa aparece para seducirle. Al ver que Mark se comporta de forma extraña y está asustado, Robin se enfrenta a la Condesa en un duelo de baile logrando recuperar a Mark. Sin embargo, esto resulta momentáneo y Mark se desespera al ganar el concurso por su disfraz de vampiro, cuando considera que no iba disfrazado. Robin intenta calmarle, pero Mark vuelve a aterrorizarse al ver que no se refleja en el cristal. Robin también lo comprueba y ambos temen que la Condesa sea una vampiresa que le está transformando. Robin decide investigar sobre los vampiros y descubre que una vampiresa requiere sangre virgen, y la absorbe de la arteria de un muslo. Robin le pide a Jamie y Russ que busquen dos incisiones en la parte interna del muslo de Mark. Los dos amigos lo intentan en las duchas, pero solo consiguen que sus compañeros les tomen por gais.
Mark comprueba como Sebastian secuestra a Robin llevándola hasta la mansión como cebo. Mark, Jamie y Russ acuden a la mansión y consiguen encontrarla, pero pronto se ven atrapados por los jóvenes vampiros de la Condesa. Mark es colocado en una silla especial para recibir el tercer y último mordisco. Sin embargo, Robin utiliza un crucifijo para alejar a los vampiros y liberar a Mark. Los jóvenes intentan escapar de la mansión perseguidos por los vampiros. Durante la persecución, Jamie y Russ logran mantener relaciones con dos jóvenes vampiresas. Atrapados en una habitación sin salida, Mark y Robin mantienen relaciones sexuales en un ataúd, poniendo fin a la virginidad de Mark y su utilidad para la Condesa. Justo entonces dan las campanadas de medianoche, y la Condesa envejece y se debilita. Sebastian la intenta animar asegurando que encontraran otro virgen. Mark y Robin deciden seguir practicando sexo en el ataúd.

ESCENA
Me encanta el baile en que la Condesa y Robin compiten por el afecto de Mark.

No hay comentarios:

Publicar un comentario